RHM901

Cristo Viene

Preparate

 

Cristo Viene

NOVIAZGO Y SEXUALIDAD

EL NOVIAZGO CRISTIANO Y EL SEXO.

 
Toda la Biblia subraya el hecho de que el sexo es bueno y hermoso.
El sexo fue idea de Dios. Él lo planeó. Él nos hizo hombres y mujeres. Él nos hizo
personas sexuales. Si te cuesta creerlo, lee estas citas bíblicas: Génesis 1/27 y 31;
Proverbios 5/18-19; y todo el libro de Cantares de Salomón.
Pero como en todas las cosas hermosas que Dios nos da, la sexualidad debe ser
regulada según sus normas. De no ser así, lo que Dios creó para nuestra bendición, se vuelve en maldición destructora. Por todos lados hay resultados de la sexualidad
carnal: el egoísmo cruel, las enfermedades venéreas, la prostitución, los embarazos
fuera del matrimonio, los niños sin padre, la homosexualidad, y la masturbación.

¿Cuáles son las nosmas bíblicas que regulan el sexo? La Biblia prohibe las siguientes
prácticas sexuales:

* El adulterio: relaciones sexuales con una persona casada. (1 Corintios 6/9)
* La fornicación: relaciones sexuales entre personas solteras. (1 Corintios 6/9)
* La homosexualidad o el lesbianismo: relaciones sexuales entre personas del
mismo sexo (1 Corintios 6/9; Romanos 1/24 y 27)
* La bestialidad: actos sexuales con animales (Levítico 18/23)

Además, Dios condena toda inmundicia, impureza, y pasión desordenada (Efesios
5/3, Colosenses 3/5). Dios prohibe todas éstas prácticas porque sabe que pervierten la hermosura del sexo. Él nos advierte que si practicamos tales cosas estaremos bajo su condenación. Esto incluye muchas prácticas sexuales ilícitas, tales como la masturbación, exhibir el cuerpo desnudo, o tratar de ver personas desnudas por las ventanas o las rendijas de las casas, o ver revistas o películas pornográficas.
En Mateo 5/28 dice que desear a alguien sexualmente es igual a cometer el hecho.
Esto nos enseña que el control de la sexualidad comienza en la mente (Filipenses
4/. La Biblia nos dice que nuestros cuerpos son de Cristo. Debemos dedicarlo a él y no a las inmundicias (1 Corintios 6/15 y 20).
El plan de Dios es que el sexo sea la expresión de unión de dos personas que se han
comprometido a hacerse responsables del bienestar y la felicidad el uno del otro en el vínculo del matrimonio. Por eso, cuando el Señor nos da una esposa o un esposo, él dice que el sexo es parte de esa relación (1 Corintios 7/3 y 5). En el matrimonio, el cuerpo del esposo le pertenece a la esposa y el cuerpo de la esposa al esposo (1
Corintios 7/4). Fuera del compromiso de asumir voluntariamente la responsabilidad
de la felicidad del cónyuge, el sexo es egoísmo. Se usa a la otra persona para
satisfacer los propios deseos de uno sin comprometerse a las responsabilidades de
amar a la otra persona. En tal caso, es contrario al carácter del cristiano; es
destructivo. Es pecado contra la otra persona, contra Dios, y contra su plan perfecto.

¿Cómo, pues, debe pensar el soltero acerca de su sexualidad? Debe reconocer que la sexualidad es de Dios y es buena. Pero también debe reconocer que mientras Dios no le haya dado un cónyuge, su cuerpo es únicamente del Señor. Debe reservar su vida sexual para el momento en que Dios le dé un cónyuge. Debe guardarla para aquella persona especial que Dios le proveerá.

¿Cuál es el Lugar del Sexo en el Noviazgo?

Ya hemos visto la enseñanza bíblica. El noviazgo cristiano es un tiempo en que dos
personas procuran conocerse y descubrir si Dios los está dirigindo al matrimonio. Es
buscar la voluntad de Dios para saber si ésta es la persona que Dios tiene para mí.
Pero no es todavía el matrimonio. No se han comprometido a vivir juntos por el resto de la vida. No se han hecho responsables el uno del otro. Aprovecharse de lo que Dios todavía no les ha dado es egoísmo y pecado. Es defraudar al otro.
Los novios piensan en el matrimonio. Por esa razón los deseos sexuales están muy
presentes, y a veces son muy fuertes. Pero como cristianos, deben controlar esos
deseos. Deben tener mucho cuidado porque la carne es débil. Si los novios no tienen
cuidado, empiezan a practicar algunas cosas que al principio parecen insignificantes,
pero poco a poco los llevan a algo grande. Por eso, voy a darles unos consejos
prácticos de cómo evitar problemas sexuales en el noviazgo.

Consejos Prácticos

Para tener un noviazgo cristiano deben darle el primer lugar a Dios y a las cosas
espirituales. Durante el noviazgo la pareja debe leer la Biblia juntos y meditar y
conversar de lo que encuentran allí. Oren juntos. Cuando Cristo es el centro del
noviazgo, ni los deseos sexuales ni las emociones se salen de su lugar.

- Tengan cuidado con la emoción. El noviazgo es un tiempo de conocer a la otra
persona. Es un tiempo de compartir convicciones y metas para así darse cuenta de sus compatibilidades. Las emociones son traicioneras y pueden entorpecer el buen juicio.
Cuendo una pareja de novios está emborrachada de emoción, piensan sólo en lo físico y pasan por alto los aspectos del carácter que son necesarios para el éxito y duración de un matrimonio. En esos momentos hacen cosas que no harían en momentos de buen juicio. En el noviazgo abundan las emociones. Tengan cuidado de no estimularlas.


- Los novios cristianos no deben acariciarse. ¿Por qué no? La caricia
despierta pasiones que van aumentando hasta llevarlos al acto sexual. Algunos dirán:
“Sí, pero nosotros no nos dejamos llevar hasta ese extremo”: Pero recuerde, las
caricias despiertan las pasiones. Conforme aumentan las pasiones se va perdiendo la capacidad de controlar lo que hacen. En el momento de pasión la resistencia se viene abajo y terminan haciendo más de lo que querían hacer. Y después, cuando ha pasado la emoción, sienten remordimiento. Los jóvenes no se imaginan la libertad que sentirán si toman una desición firme de abstenerse del todo de las caricias. Tal desición los libra de muchas frustraciones.


- Otro consejo, eviten los lugares solitarios y románticos. Tengan mucho cuidado de
lugares oscuros y solitarios. Hay ciertos lugares que los pondrán en tentación.
Evítenlos.
En todo esto, recuerden su debilidad. Eviten lo que los debilite. Ayúdense el uno al
otro a evitar las cosas que manchen la libertad de su relación. Recuerden, estos
consejos son para aquellos que desean lo mejor, para los que quieren disfrutar un
noviazgo sin remordimientos.Si a tu novia o a tu novio no le interesa estos cuidados o precauciones, termina tu noviazgo. Si no pueden llegar a un acuerdo en este punto, mucho menos llegarán a acuerdos en el matrimonio.


- Un punto más. El novio o la novia que hace cosas indebidas durante su noviazgo,
destruye la confianza del otro. No estoy hablando solamente de fornicación, sino
también de las caricias íntimas. Tal vez hallaron divertido el rato de placer. Pero si se pasa de la raya, los novios pierden la confianza en el carácter del otro. Esa pérdida de confianza aun afectará la vida matrimonial. Pero si en todo momento se han conducido debidamente, habrá una confianza en su integridad, lo cual será de gran beneficio en el matrimonio.









Comentarios hacia esta página:
Comentado por:25-08-2011, 19:34 (UTC)
jairocain
jairocain
Offline

me gusta est pagina y los textos que trae



Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu mensaje:

Hoy habia 1 visitantes (7 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=